EMPRESA

LAS JUNTAS DE PAVIMENTACIÓN Y ALICATADO

JUNTAS DE COLOCACIÓN

Junta de colocación cerámica es la separación que se deja entre todas las baldosas cerámicas contiguas, ya sea intencionalmente por razones funcionales o estéticas, ya sea por la necesidad de compensar sus desviaciones dimensionales.

Respecto a las juntas de colocación, deben tenerse en cuenta los siguientes consejos:

– En general, se recomienda no hacer una colocación con una separación entre piezas inferior a 1’5 mm (incluidos los productos rectificados).

– En modelos de borde irregular, debe utilizarse una junta no inferior a 3 mm.

– En modelos modulares (colocación de varios formatos de pieza juntos), aconsejamos una junta de 5 mm para una correcta modulación.

JUNTAS DE MOVIMIENTO

Zonas de interrupción inexcusable de los recubrimientos cerámicos, para absorber posibles variaciones dimensionales.

Se clasifican en:

Juntas estructurales, que son las que presenta la estructura del edificio. En este caso, se deberá respetar la junta proyectada en los forjados o paredes, prolongándola hasta en las baldosas coincidentes con ellas.

Juntas perimetrales, que son las que se deben dejar en los límites de los suelos embaldosados con otros elementos tales como paredes, pilares, escalones, etc., para evitar la acumulación de tensiones; deben ser continuas y mayores de 5 mm. Quedan ocultas por el rodapié, y deben rellenarse con un material elástico y llegar hasta el forjado cortando la solera.

Juntas de partición, que son las que deben subdividir las grandes superficies revestidas con baldosas cerámicas, para evitar que se acumulen las dilataciones y contracciones. La superficie máxima a revestir sin estas juntas será de unos 60 m2 en interiores y de la mitad en exterior. No deben ser inferiores a 5 mm.